Tip FORMATE #4: EVALUÁ Y SI ES NECESARIO, CAMBIÁ

Llegó un nuevo lunes y llegaron los Tips FORMATE! Un resumen de los 10 consejos y pautas de acción claves que nos dejaron las cuatro organizaciones que estuvieron participando en la Edición 2021 del FORMATE - Encuentro de Profesionalización para OSCS (Vaso de Leche - Asociación Civil, Fundación Empate, Fundación Banco de Alimentos de Córdoba y Fundación Jerome Lejeune Argentina). Consejos de organizaciones, para organizaciones.

Hoy te compartimos el Tip FORMATE #4:

3.- EVALUÁ Y SI ES NECESARIO, CAMBIÁ

Si hay un punto en el que las organizaciones que participaron en esta edición 2021 del FORMATE coincidieron e hicieron hincapié es en la importancia de la EVALUACIÓN.

La evaluación es un punto clave en el desarrollo de cualquier proyecto social, y tiene repercusión directa en el trabajo y la evolución de la organización.  Así, la metodología de trabajo que proponemos para todos los proyectos que se den en la entidad tiene siempre cuatro pasos: Planificación (definición, planificación y presupuesto), Actuación (ejecución) y en forma continua y mientras se va desarrollando y ejecutando el proyecto: recogida de datos (recolección de información) y, finalmente, la EVALUACIÓN.

La evaluación busca cuantificar el impacto efectivo, positivo o negativo de un proyecto, sirviendo para verificar la coincidencia de las labores ejecutadas con lo programado, su objeto consiste en "explicar" al identificar los aspectos del proyecto que fallaron o no, si estuvieron a la altura de las expectativas. Ayuda a prevenir riesgos y problemas, detectar puntos de mejora y valorar las acciones acometidas.

La importancia de la evaluación radica en que supone implementar un seguimiento y control que permita establecer una comparación y así poder determinar y medir la evolución del proyecto, detectar desviaciones y necesidades y establecer las medidas de mejora y cambio necesarias a lo largo del proceso.

En ese sentido, es importante destacar que todo proceso de evaluación precisa de un monitoreo, un seguimiento y control continuo que permita:

1.- Comprobar que el proyecto evoluciona conforme al plan diseñado.

2.- Detectar amenazas y oportunidades, anticiparse a ellas y tomar las decisiones oportunas en cada momento.

Una evaluación continua y bien definida puede prevenir algunas de las causas por las que fracasan los proyectos y contribuye en la consecución de los objetivos propuestos.

Ahora bien, ¿Cuáles son los métodos y criterios de evaluación de un proyecto?

Todo proyecto puede valorarse en base a dos tipos de metodología de evaluación, cada una con sus criterios: la cuantitativa y la cualitativa.

La evaluación CUANTITATIVA se basa en datos medibles y cuantificables que son recogidos y analizados mediante la estadística. Son muy estructurados, extremadamente objetivos, y se usan para cuantificar un fenómeno. Se orienta a los resultados.

La evaluación CUALITATIVA es una técnica descriptiva que se basa en datos narrativos. Se trata de análisis más subjetivos que se emplean para describir un fenómeno. Se orienta a los procesos.

La forma de llevar a cabo la evaluación de proyectos dependerá de muchos factores, que deben ser analizados en específico en cada organización y para cada proyecto en particular. En cualquier caso, es primordial elegir un método de evaluación y los indicadores de desempeño (es decir, aquella medida de información que permite saber cómo está funcionando dicho proyecto) que se emplearán para monitorizarlo.

Te esperamos el próximo lunes con el Tip FORMATE #5!

¿Preguntas o inquietudes? No dudes en consultarnos. Podés hacerlo enviándonos un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o por WhatsApp al 3512429512!

 

  • Visto: 77